martes, 8 de septiembre de 2009

El Arabí Maestro Espiritual

Muhiyuddin Ibn El Arabí, llamado entre los árabes “el más grande de los maestros espirituales “, nació en Murcia en el año 1164, (murió en Damasco en 1240). Entre sus sobrenombres figura el de “el Andaluz” y también el de “El vivificador de la Religión” significado de su nombre de pila, Muhiyuddin, y no cabe duda que ha sido uno de los españoles más insignes y que han ejercido una influencia metafísica- religiosa más profunda en los ámbitos islámicos y cristianos.
 
Entre los árabes se dice que no ha habido poesía amoroso superior a la suya y ningún otro sufí ha impresionado tanto a los teólogos islámicos ortodoxos, merced al significado de su obra.
 
La entrada de El –Arabí al sufismo se debió a su padre, que estaba en contacto con Abdul-Quadir Jilani, el llamado Sultán de los Amigos (1077-1166). El padre de El -Arabí le procuró la mejor educación posible, siendo adolescente, fue a Lisboa, donde estudio leyes y teología islámica, y luego se traslado a Sevilla, donde aprendió el Corán y las tradiciones con los mejores maestros de su época. Durante este periodo dio muestras de una capacidad intelectual muy superior a la de sus compañeros y sus horas libres las pasaba casi exclusivamente con los sufís.
 
Pronto comenzó a escribir poesía y durante los treinta años que vivió después en Sevilla, una vez terminados sus estudios, cultivo la poesía y la elocuencia, llegando a ser considerado como la primera figura de aquel elevado centro cultural.
 
La obra más divulgada de El Arabí es su colección de odas, poesía mística- amorosa, titulada, El interprete de los deseos. Pero lo curioso es que estas poesías encierran varios significados, El Arabí parece tomar la medida del Cantar de los Cantares de la tradición hebrea y bajo la forma de un poema amoroso describe simbólicamente las bodas espirituales.
 
Emite afirmaciones sorprendentes, después de decir que Dios no puede ser visto ni como forma material inmaterial, afirma que la “visión de Dios en la mujer es la más perfecta de todas “. Hay que explicar que los poemas de amor reflejan para el sufí una completa experiencia de la divinidad.
 
El-Arabí extendió su influencia hasta el orbe cristiano. Además de los místicos cristianos españoles posteriores, recibieron esta influencia hombres como Dante y como Raimundo Lulio. De Dante afirman los sufíes que tomo la obra de El Arabí y la cristalizo dentro de un marco excelsa poesía. En cuanto a Lulio, tomo material de El –Arabí para explicar la importancia de ciertos ejercicios y experiencias de carácter místico.
 
Este párrafo me llamo la atención. El que puede ver, ve, comprende y alcanza la verdad, para el que allegado, pero aún no lo sabe, es suficiente una ligera indicación para que su luz pueda encontrar el verdadero sendero, y caminar por él con toda su energía y llegar al fin de su sendero.
 
De su libro -Tratado de la Unidad -traducido y comentado por Roberto Pla.
 
Mil gracias por tan linda obra es un placer leerla
 
Publicado en este blog por: Haia

2 comentarios:

Albino dijo...

Muy interesante esa lección que transcribes. Invita a buscar el libro de Roberto Pla y a sumergirse en la poesía de Muhiyuddin Ibn El Arabi
Gracias por descubrimelo.
Te pido, como en tu otro blog, que dejes en el mio tu logotipo de seguidores, como yo te acabo de dejar mi vieja maquina de escribir.
Cariños

Ucuyaya dijo...

Amable, Atento,Cordial lindo caballero. Gracias