lunes, 4 de mayo de 2009

Algo superior a todo

Se ha establecido que lo que la gente realmente necesita y demanda de la vida, es un juego digno de jugarse.

Quien no puede encontrar algo por que vivir, está propenso a caer preso de la desidia y la apatía hacia la misma vida.

La desidia es parálisis de la voluntad, falta de un anhelo, es una grave condición de tedio y una falta de anhelo parecido a la muerte.

Tal estado podemos decir, es una enfermedad, y las camas de los hospitales están ocupadas por personas que han perdido el ánimo de vivir intensamente.Busquemos, un juego digno de jugarse.

EL AMOR.
 
Y si lo encontramos, jugarlo con la máxima intensidad, jugándolo como si la vida misma y nosotros dependiéramos de ello.

Si en algún momento nos sentimos sin salida, hagamos como si todo lo que hiciéramos tuviera el propósito de escapar hacia la libertad.

Si la vida no le ofrece un juego digno de jugarse, invente uno.

Pero un juego bien jugado implica muchas cosas, ahí están en juego las habilidades y la destreza y todos los días arriesgarse totalmente.

Es como si todo se basara en el ingenio y la destreza, definido por una sola regla "el sobrevivir", esta regla es esencial.

El juego se define por lo que se busca y se valora por lo que se encuentra.

Hay quienes juegan por salvar su alma, otros juegan por dinero y poder, otros juegan por la fama etc.Pero hay unos pocos que juegan por algo superior a Todo.

Publicado por: Hipatia M.·.M.·. 

1 comentario:

Ucuyaya dijo...

Querida Pilar, me has conmovido hasta el llanto con tus palabras. Gracias, gracias por este mensaje lleno de valores y de amor. Si en esta página consigo hacer sentir a algunas personas que realmente están muy solas y creen que en la vida no son valoradas, si consigo hacerles sentir que son importantes como cualquiera, que es algo maravilloso abrirse a los demás y que los y a esos seres les acerquen una sonrisa, si consigo eso, me siento el más importante de los hombres. No busco nada más que eso. A lo largo de mi vida, he conocido mucho, personajes muy importantes en diferentes ámbitos, pero no cambio el acercamiento de una persona anónima que ha sobrevivido a las crudezas de una vida mediocre por carencias recibidas o adquiridas, por ningún otro ser por más importante que sea. Quien me comprende y acepte así, valorará en mí, mi esencia. Gracias querida amiga por estar aquí, juntito a nosotros y por permitirnos tener la dicha de conocerte un poco más. Bernardo.