lunes, 8 de marzo de 2010

El carmelo su casa


Hija de una familia burguesa, Teresa nació en Ávila en 1515. Ingresó al monasterio a los 20 años, pero su caso de amor con Dios sólo se m reveló como
una gran pasión nueve años después, en 1544, al sentirse arrebatada por la experiencia mística.

En un momento histórico en que el cartesianismo rompía la unidad entre espiritualidad y teología, y la Reforma protestante imponía la experiencia
de fe sobre la doctrina de la autoridad eclesiástica, Teresa se hizo sospechosa
a los ojos de la Inquisición.

Entre 1558 y 1560 seis teólogos la mantuvieron bajo observación, prestos a desenmascarar al demonio que podría estar detrás de su espiritualidad.

Lo que santa Teresa experimentaba no eran visiones, sino la certeza de la presencia del Amado en su corazón. "

El inquisidor Fernando de Valdés combatió la ‘espiritualidad afectiva’ y publicó el Índice de libros prohibidos (1559), sobre todo novelas, entre ellas algunas preferidas por Teresa.

"Cuando se retiraron del público muchos libros en lengua vulgar, para que no fuesen leídos.
‘No tengas pena, yo te daré un libro vivo’"

Hubo un momento en que nadie quería confesar a Teresa.
"Temía que llegase a no haber quien me quisiera confesar, pues todos huían de mí.

Dice san Pablo en la primera carta a los corintios,"Que sus mujeres estén calladas en las iglesias, porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también manda la ley. Y si quieren aprender alguna cosa, pregunten en casa a sus propios maridos, porque es vergonzoso que las mujeres hablen en la iglesia"

En 1970 el papa Pablo VI se atrevió a discordar del Apóstol y proclamó a Teresa ‘doctora de la Iglesia’. Militante de la fe, reformadora y fundadora,
ella no se calló en la Iglesia y luchó en pro de la libertad religiosa de las contemplativas y fungió como maestra espiritual.

Nos dejó una obra de alto valor espiritual y literario.

Para Teresa vida activa y contemplativa caminan juntas
"Cuando el alma está en ese estado nunca dejan de trabajar juntas.

Teresa había fundado 17 monasterios en España. En una Iglesia marcada por el academicismo de la escolástica y la sospecha de que los místicos eran insubordinados al control eclesiástico. Teresa abrió las puertas de una espiritualidad amorosa, interiorizada, alegre, que se alcanza a través de la meditación, de la renuncia
a todo lo que nos aliena y a lo superfluo

La gran revolución obrada por Teresa en la espiritualidad fue precisamente invertir los polos, no son nuestros méritos los que nos hacen más próximos a Dios, sino nuestra capacidad de hacernos más próximos a nuestros semejantes.

El cuaderno donde apuntaba los hechos más relevantes de su vida permaneció más de 10 años en poder de la Inquisición. Hoy ese cuaderno es, tal vez, una de las piezas bibliográficas más valiosas de la biblioteca del rey Felipe II en el Monaterio de El Escorial, que, a través del Tribunal del Santo Oficio, tanto persiguió a la Santa.

Los Inquisidores no se atrevieron, sin embargo, a ponerla en prisión tal era su fama de mujer Santa y religiosa, pero la sometieron a frecuentes interrogatorios y a la humillación de abrir sus conventos a los hombres del San Oficio, para que interrogaran a las monjas de claustro.

El 15 de diciembre de 1577, Santa Teresa dirige una carta al Rey Felipe II donde le escribe “si no me protegéis con mis pobres carmelitas.

¿qué será de nosotras sin otro apoyo en el mundo?

Sor Teresa era una mujer de buena estatura, de tez blanca, cabello negro rizado, ojos redondos y negros y nariz pequeña. “Tenía suavidad, nobleza y alegría en la condición y trato”.

La Compañía de Jesús le prestó todo su apoyo, y con bastante razón, fresca estaba en el recuerdo de los Jesuitas la persecución que la Inquisición había desatado contra su fundador Ignacio de Loyola.

La Inquisición conformada por la orden de Santo Domingo, por rivalidades conventuales como ya hemos señalado antes, había perseguido a otros insignes Jesuitas como San Francisco de Borja y el padre Laínez de Almazán. Finalmente todas las acusaciones contra Sor Teresa de Jesús fueron desestimadas.

Hoy día se piensa que la capacidad de lucha que tiene la mujer ha de emplearse únicamente en una sola dirección, en contra del varón, como si de la lucha de sexos pudiese surgir una solución dialéctica mágica que nos devolviera.
“el paraíso perdido”
Teresa de Ávila, guerrera, organizadora de empresas, combatió las licencias de su tiempo que pretendían cambiar al Señor de los Señores por los señores del mundo.

¿Feminismo? Sí.

En su veta más genuina, más radical, más comprometida y comprometedora, feminismo revelador del verdadero talante de la mujer, el que sabe descubrir la especificidad de su don y lo pone en juego, al jugarse el todo por el todo en la totalidad de su persona.

¿Literatura? Sí.

Teresa de Ávila, gloria del Siglo de Oro, inquisidora de la psicología femenina ante quien quedan pálidos los descubrimientos del fundador del psicoanálisis irrepetible, de lo auténtico en la andadura de cada persona.

La igualdad fundamental fue entregada por el Creador a la criatura en el principio de los tiempos.

Publicado: por Haia  

3 comentarios:

fabio fernando fusco dijo...

Hermoso.

Anónimo dijo...

Para una gran mujer un gran día!!!!! Hola Pilarica!!! Cómo estás? Pues
me acordé de mis mujeres favoritas y aquí un mensajito para ti para
desearte un gran día a pesar de que todos los días son especiales para
nosotras las mujeres.

Un abrazo desde un Quito caluroso!!!!

Besos,

Anónimo dijo...

Pluma Roja ha dejado un nuevo comentario en su entrada " El juego de la Oca mapa clave de ruta jacobea o...":

Una bella entrada tan ilustrativa como acostumbras. Lo tomaré como un homenaje a la mujer, ya que traes a esta mujer que además de santa, tuvo una vida interna muy rica y ejemplar.

Saludos cordiales,

Hasta pronto.